Trastornos Afectivos

Los trastornos afectivos se manifiestan en la persona ante hechos que alteran su vida.

Estos trastornos se caracterizan por una combinación de alteraciones del pensamiento, la percepción, las emociones, la conducta, las relaciones con los demás, la genética; generando un malestar significativo y disfuncionalidad en áreas de vital importancia para la persona (psíquicas y físicas). Los trastornos afectivos son patologías que alteran el estado de ánimo y pueden aparecer en cualquier etapa, por razones diversas. Estas patologías se manifiestan de manera muy amplia, desde cuadros leves a muy graves.
Los trastornos afectivos más habituales son: La Depresión, la Distimia, el Trastorno bipolar, la Ciclotimia.
Los síntomas, en los períodos leves, se caracterizan por: cansancio, pérdida de apetito, dolores por todo el cuerpo, alteraciones del sueño y otros síntomas que pueden confundirse con una enfermedad física. En los casos más graves, a estos síntomas se une el sentimiento de culpabilidad por casi todo, rasgos de hipocondría o aprensión excesivos, conductas que ponen de manifiesto la insensibilidad ante el riesgo, así como ideas de suicidio. Ahora mostramos los síntomas que se manifiestan en cada trastorno:

  • En la depresión: tristeza intensa, desmotivación ante la vida, falta de anhelo por realizar actividades que antes ilusionaban, así como alta dificultad para llevar a cabo acciones de la vida cotidiana, insomnio, etc.
  • La distimia o estado depresivo persistente: trastorno afectivo o del estado de ánimo. Con síntomas más leves que la depresión pero más a largo plazo. Se manifiesta, sobre todo y principalmente con una falta de interés por las actividades cotidianas, improductividad, baja autoestima, pérdida de apetito y dificultad para conciliar el sueño.
  • El trastorno bipolar es una descompensación afectiva que se caracteriza por episodios depresivos (completamente hundido el individuo) y a veces pasan de ese estado a un período hipomaníaco, sensación de euforia e hiperactividad. Puede incluir en algunos casos conductas de riesgo para la persona como compras compulsivas, abuso de sustancias o conductas sexuales de riesgo.
  • La ciclotimia, aunque es mucho más leve que el trastorno bipolar, tiene una similitud con sus síntomas. En cuestión de horas el paciente puede mostrar desequilibrio emocional y pasar de la tristeza a la euforia sin previo aviso.

 

Tanto en episodios leves como en casos graves, el psiquiatra hará una primera valoración del estado físico y mental, y elaborará un estudio de los factores ambientales, psicológicos o bioquímicos que pueden haber conducido al estado en el que se encuentra la persona, para de forma plantear la terapia adecuada. La mayoría de las personas con trastornos del estado de ánimo pueden llevar una vida fructífera siempre que ésta tome el tratamiento adecuado, pero para ello es importante que el psiquiatra cuente con todo su historial, incluso la historia psiquiátrica familiar. En psiquiatras las Palmas cuidamos del paciente y le ayudamos a restablecer sus funciones para que vuelva a tener una vida lo más plena posible.