Mis miedos me encadenan, tengo agorafobia.

Mis miedos me encadenan, tengo agorafobia.


Se identifica a la persona que sufre de agorafobia por: pánico por estar en espacios abiertos o dónde hay aglomeraciones de personas, produciendo una sensación de temor a que le pueda suceder algo desagradable y no pueda encontrar ayuda para la misma, derivando este proceso en angustia: palpitaciones, mareos, sudoración, sensación de ahogo, terror, etc...

La persona afectada si no es tratada por un especialista mental, con el tiempo comienza a obsesionarse y sus miedos la encadenan, pues el pánico la domina y pierde las riendas de su vida convirtiéndola en un infierno personal y esto hace que este paciente vaya perdiendo, además, su calidad de vida, con limitaciones que van en aumento como abandonar estudios o trabajo y, quedarse en su casa sin tener actividad social. El miedo a salir de casa es habitual, su hogar se convierte en su espacio protector y en los casos más graves incluso llegan a la conclusión de que quedarse solos en casa es terrorífico y necesitan de una compañía constante. Es importante, que una vez que comience a notar los primeros síntomas, tanto los familiares como el propio individuo afectado, consulten con un especialista de la salud mental, en este caso un psiquiatra, pues le ayudará a derribar esas barreras mentales y averiguar por qué se producen esas crisis. Hay que tener en cuenta que no hay límite de edad para la agorafobia.