Los síntomas del trastorno bipolar y cómo nos afecta en nuestra vida

El trastorno bipolar se adueña constantemente, y por así decirlo, de las emociones de los enfermos que presentan este trastorno. Estos enfermos, necesitan sentir el equilibrio en sus vidas ya que se tambalean, por etapas, entre la alegría y la tristeza, ambas desmedidas y fuera de toda lógica, por lo que es muy necesario tener un constante seguimiento por parte de su psiquiatra y mucho apoyo por el lado familiar. Estos episodios severos de cambios se producen con asiduidad pudiendo permanecer en uno de los dos estados, antes mencionados, durante semanas, y de repente, pasar al estado contrario sin previo aviso; por lo general son tres semanas de tristeza y dos de euforia. En ambos casos la inestabilidad del enfermo es muy dominante así como peligrosa e incapacita al individuo a llevar una vida relativamente normal.

La Influencia de las estaciones en el Trastorno Bipolar

El trastorno bipolar está directamente relacionado con el entorno en el que se encuentre la persona afectada con dicho síndrome.

Podemos decir que las estaciones del año son, en directa medida, el termómetro más fiable del estado anímico de dichas personas; sentirse hundido o pletórico va con cada estación, también depende del carácter del individuo. Por ejemplo, el otoño es pura melancolía y todo parece en penumbra, la bipolaridad y su “tristeza” se manifiesta en un alto porcentaje de afectados con mayor frecuencia. Hay que prestar especial atención al momento de transición del verano hacia el otoño y, de igual manera, del invierno a la primavera, en este caso la primavera revoluciona al afectado y nos podemos percatar de su sensibilidad para lograr altas dosis de euforia y alegría desmedida. El equilibrio emocional se consigue a través de medicación recomendada por el psiquiatra y siempre que se tome dicha medicación de acuerdo a la prescripción indicada. Es importante, tener en cuenta los momentos de desarrollo de los cambios e informar al especialista.